Inicio > Artículos > La explosión del periodismo: Internet pone en jaque a los medios tradicionales”

La explosión del periodismo: Internet pone en jaque a los medios tradicionales”

Por Ignacio Ramonet
Buenos Aires, 2011

Tomado de Etcétera

La obra se centra sobre la “conmoción” que viven los medios de comunicación ante la realidad de las nuevas tecnologías. Asegura que “el impacto del meteorito “Internet”, es comparable al que hizo desaparecer a los dinosaurios”, lo que está provocando un cambio radical en el “ecosistema mediático”.

En su versión, “la propia práctica periodística…debe ser reconstruida y reinventada”, porque el ADN de la información ha cambiado “hay que cambiar el ADN de los periodistas”. La “conmoción” no sólo tiene lugar en la prensa escrita sino también en la radio y la televisión. Las audiencias no crecen, los resultados comerciales arrojan pérdidas y los mejores  periodistas emigran al documental.

Estamos en presencia de un cambio de paradigma, de una verdadera revolución, que ocurre “con violentas aceleraciones y pausas frecuentes”. La información, dice Ramonet, ya no circula en espacios tradicionales, cerrados y controlados, propios de las agencias, diarios impresos y noticieros de radio y televisión sino que toma la forma de un “fluido que circula en segmentos abiertos por la Red casi a la velocidad de la luz”.
Los “web-actores” completan o reinterpretan las noticias en un trabajo de inteligencia colectiva en “progreso constante”. La producción fordista de la era industrial con “obreros especializados”, tan propia de los medios tradicionales, ya no funciona. El producto completo y final de ese modelo productivo dejó de existir. Lo que ahora hay es “una noticia en bruto” que se lanza “para después corregirla, modificarla o enriquecerla de forma permanente y en cualquier momento”.  Se trata de un “work in progress” y ya no un producto terminado.

El Internet no es un medio de comunicación sino como lo plantea Jeff Jarvis, profesor de periodismo en la City University de Nueva York, “es una sociedad, un espacio donde podemos conectarnos con los demás”. El modelo de negocio de los medios tradicionales ya es obsoleto. Como resultado de esta revolución, de manera paradójica, “la audiencia de la prensa escrita nunca ha sido tan importante”. Ramonet ofrece información precisa y abundante, para afirmar que nunca en la historia se había leído tanto los periódicos, pero ya no en el papel.

La novedad del cambio de paradigma, ahí está el papel y el soporte de las nuevas tecnologías, es que las personas que acceden a los contenidos de los periódicos o de la radio y televisión “quieren a su vez que se les lea y se les escuche”. La tesis central de Ramonet es que “la información ya no circula en un solo sentido. La lógica “vertical” que caracterizaba a la relación entre los medios de comunicación y los lectores es cada vez más horizontal y circular”.

Título original: L´Explosion du journalisme (2011). Escrita y publicada en francés. La traducción y primera edición en español es de 2011. La traducción de: Begoña Moreno-Luque.

Este artículo se publicó en Animal Político el 30 de diciembre de 2011, agradecemos al autor su autorización para reproducirlo en esta web.

Anuncios
  1. enero 22, 2012 en 3:02 pm

    Muy interesante el comentario de Ignacio. El nuevo periodismo en el internet se presta para todo, lo mimo para mentir que para desmentir, así como para informar como para desinformar; es un periodismo sordo para la inmensa mayoría, pero que aun así todo el mundo quiere decir su verdad, aun cuando nadie llegue a leer lo que haya dicho.
    Por ejemplo, yo he intentado decir a mi manera algo sobre el caso de Wilman Villar Mendoza, pero en ninguno de los blog y paginas que se hacen llamar de revolucionarios se han dignado a publicarme mi comentario, lo más probable por que no digo las cosas en la forma que a ellos les gusta que sean dichas, o sea, con hipocresía y falsedades; de ahí que sea mejor ser sarcástico como las mejores de las prostitutas mas chusmas, a ser miserable sin tener valor para justificarse.

    El derecho del gobierno cubano a defenderse a como sea.

    Todo aquel que es acosado por la incomprensión de los demás tiene el derecho a defenderse valiéndose de cualquier medio para defender su dignidad. Sea una prostituta la que se defienda de las calumnias, de las groserías y de los vilipendios de la gente “decente” -y cual es sacada de sus cabales para replicarles con insultos y sarcasmos-, ó sea un gobierno como el cubano, cual es acosado constantemente por los enemigos del comunismo y del pensamiento marxista-leninista que aun ella representa y al que no enunciará, pues así nosotros somos forzados a replicarles al enemigo de la manera que más les duela hasta cuando tenga que mentirse para poder contestarle a quienes no tendrían capacidad de entender de otra manera y de ser silenciados en medio de sus insultos que no sea ridiculizándolos con choteos a los estilos chusmas de favelas y de cuarterías que son producto de las herencias de lo que ellos mismos crearon, y de las que tienen que recoger sus frutos cuando más les duelan.
    Sí mujeres del mundo, sí mujeres soldados lesbianas que humillaron en las peores de las formas a los prisioneros en las cárceles de Irak, pateándolos y tirándolos de una cuerda como a perros; sí mujeres Damas de Blanco que siempre están denunciando cuando otra mujer machota las estrella contra el piso ó las empuja debido a la indignación que ustedes les provocan a los comunistas cubanos; sí mujeres paranoicas que se insultan fácilmente si ven a un hombre pegarle a una mujer con el pétalo de una rosa, pero que piden la cabeza de las abusadoras que sedujeron a sus hijos adolescentes para abusar de sus genitales en una cama; sí mujeres sí: Wilman Villar Mendoza no fue más que un descarado golpeador de mujeres que sin importarnos si esa vendida se merecía ó no que la tiraran de cabeza desde un séptimo piso, sabemos que el “maltrato” de mujeres es algo muy sensible en ustedes las mujeres, lo que fácilmente las irrita e insulta, algo que nosotros lo aprovechamos para desprestigiar a ese falso disidente que también quiso morir en una huelga de hambre para envenenar la imagen de nuestro gobierno; un gusto que no podemos darle, ya que ello seria lo mismo que negociar con terroristas; aceptar que murió en una huelga de hambre es alentar a otros terroristas suicidas a que hagan lo mismo por puro odio al comunismo cubano, un acto con el que buscan agredirnos cobardemente con una bomba propagandística en un intento desesperado por desacreditarnos.
    De la misma manera que nosotros hemos cambiado la historia y hemos desaparecido todas las imágenes y señales de los traidores que se pusieron en contra de los máximos lideres de la revolución cubana, y que sin importarnos cuanto hicieron ó no para llevarlos al poder, jamás los mencionamos ni les reconocemos ningún mérito en la lucha por llevarnos al poder, desconociendo a todos ellos, fueran el tal Huber Matos, Eloy Gutiérrez Menoyo y otros tantos a los que hemos desaparecido de la historia, así como las esposas desaparecen todo vestigio de su pasada relación con el hombre con quien estuvieron conviviendo una vez que se separan, esposas que cortan las fotos para desaparecer sus imágenes, así como todo lo que pueda recordarlos. Así somos los revolucionarios cubanos: lo desaparecemos todo lo que nos recuerde a los traidores, reescribiendo la historia para negar lo que ellos hicieron.
    Sí mujeres del mundo, sí; Wilman Villar Mendoza no era más que un golpeador de mujeres que fue condenado a cuatro años de cárcel por ese delito y quien nunca hizo ninguna huelga de hambre, sino que se enfermó y murió a pesar de la gran generosidad del gobierno cubano por tratar de salvarle la vida a ese enemigo del pueblo que odiaba la labor de la revolución de proteger a la mujer de las agresiones y violencia machistas, por lo que le pidió a los grupúsculos contrarrevolucionarios que lo presentaran como un disidente que murió en una huelga de hambre que nunca existió.
    Cuba jamás estimulara a los terroristas suicidas que mueren en huelga de hambre para atentar contra la revolución cubana, reconociéndolos ni como disidentes ni como muertes en protesta contra un gobierno que solo desea lo mejor para la humanidad.

  2. enero 23, 2012 en 12:58 pm

    quise decir “y al que no renunciará”

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: